lunes, 8 de agosto de 2016

Pensamiento del día, 8-8-2016



«El materialismo filosófico –tal como aquí se intenta bosquejar-brotó de la sabiduría crítica, a la vez ideal y real (la “reforma del entendimiento”). Es precisamente en una sociedad en la que las bases del Socialismo han sido bien cimentadas donde la formación filosófica resulta ser indispensable –para decirlo con Hegel (aunque con un contenido por completo no hegeliano)- no como ocupación arbitraria de unos hombres privilegiados, sino como obligación del Estado, como parte integrante de la educación civil. Es cierto que en tal Sociedad, la Filosofía académica –los profesores de Filosofía- se convertirían paulatinamente en algo así como funcionarios del Estado. Pero si es ridículo que Sócrates sea funcionario de un Estado explotador, es necesario que una Sociedad socialista posea como funcionario, no ya a un Sócrates único, irrepetible, individual, sino a centenares de Sócrates que constituirán el núcleo del verdadero “poder espiritual” de la Sociedad socialista.»
 (Gustavo BUENO MARTÍNEZ; Santo Domingo de la Calzada, La Rioja, 1 de septiembre de 1924- Niembro, Llanes, Asturias, 7 de agosto de 2016. Estrofas finales de “Zozobras completas”, primer corte del disco Cábalas y cicatrices, 2002.)



Sacudido aún, entre la tristeza  y un leve hálito, por la muerte de la persona de Gustavo Bueno Martínez me hago el propósito de dedicar un buen número de estas apuradas glosas a diversos párrafos de su obra… Digo tristeza por lo biológicamente inevitable (nacemos para morir, había completado –por encima incluso de la esperanza de vida de los varones hispanos- una existencia larga y pródiga en frutos, y demás tópicos tan gratos a los especialistas en ritos mortuorios) que corta la posibilidad de “seguir pensando” a quien fuera el pilar básico de mi heterodoxa condición intelectual… Digo leve hálito por el reconfortante romanticismo final de una muerte sucesiva (apenas un par de días después) a la de su eterna compañera, Carmen Sánchez Revilla; una contigüidad temporal en el adiós que no hace sino confirmar esa entrega paciente y amorosa de sus largos paseos recientes por las cercanías de su residencia ovetense siempre cogidos de una mano y rebosantes de cariño más allá de la silla de ruedas y el silencio a los que Carmen se había visto condenada por un ictus.



Don Gustavo (pocas veces tan merecido el Don) era, frente a cierta imagen pública airada y un tanto cascarrabias, una persona afable en el trato cercano (o, al menos, siempre lo fue así conmigo, tanto en los tres años que me dio clases como en distintos eventos en los que, de una u otra forma, coincidimos), pero claro, esa no es la cuestión… La cuestión es que su inmensa figura intelectual se halla deteriorada por un cierto abandono de los grandes temas filosóficos (incluyendo la culminación de una iniciada revisión completa de la teoría del cierre categorial) la continua disputa mediática sobre la mera actualidad en la que, si bien siempre ponía en juego buena parte de su sistema un un buen número de ideas críticas y originales, se acababa perdiendo su desbordante talento y erudición en batallas estériles de corte (a veces, sonrojantemente) ideológico al servicio de intereses poco confesables de sus círculos próximos. Porque, digámoslo ya, el gran valor de Bueno es que, en su voluntad de modernidad frente a la postmodernidad que fue gestándose tras las filosofías de las sospecha, constituyó el último gran sistema de filosofía a partir de una rigurosa base ontológica (Ensayos materialistas, 1972) y gnoseológica (la citada teoría del cierre categorial que desarrollaría primero en una investigación auspiciada por la Fundación Juan March, aparecería luego sintetizada en La idea de ciencia desde la teoría del cierre categorial, a partir de un curso impartido en la Universidad Menéndez Pelayo en 1977, y finalmente, sólo en una tercera parte, en una pretendida “revisión definitiva” en la Editorial Pentalfa en 1993)… A partir de ahí, su sistema le permite un diálogo permanente con la historia de la filosofía capaz de reorganizarla desde una Filosofía de la Historia (apuntada ya en La metafísica presocrática (1975) para posibilitar una filosofía práctica llena de vigor y precisión (Ensayo sobre las categorías de la economía política, 1972; Primer ensayo sobre las categorías de las ciencias políticas, 1991; o El sentido de la vida: Seis lecturas de filosofía moral, 1996), y realizar análisis críticos del campo de la etnología (Etnología y utopía, 1982) la religión (El animal divino, 1985) o la mismísima cultura (El mito de la cultura: Ensayo de una teoría materialista de la cultura, 1997).



Figura gigantesca la que nos ha dejado, pues, en estos tiempos que Cornelius Castoriadis definió con tanta precisión como de “ascenso de la insignificancia” (Encrucijadas del laberinto IV: El ascenso de la insignificancia, 1998)… Y eligo para iniciar estas glosas un texto de uno de sus primeros libros (que me regalaron en mi cumpleaños de 1984 unos colegas estudiantes, que nos autodefiníamos con un poco de retranca y juvenil sarcasmo como “El Redondel de Oviedo”, con una dedicatoria de un supuesto diálogo entre el maestro y yo reformulado a partir de El Banquete y otras obras platónicas), que finaliza precisamente con una firme declaración de la voluntad de poner la filosofía, en cuanto pensamiento crítico, al servicio de un Estado capaz de articularse contra la explotación y en aras de una igualdad material.



¿Resulta curioso releerlo ahora?... Acaso no tanto, porque, si bien es cierto que recientes derivas ideológicas han dilapidado buena parte de lo más florido de su descendencia intelectual, ese latido permanece en una parte importante de la misma… Aunque no siempre, por desgracia, dentro de los muros de su Fundación.



Nacho Fernández del Castro, 8 de Agosto de 2016

jueves, 23 de junio de 2016

EL CENTRO MUNICIPAL INTEGRADO DEL LLANO CIERRA LA PROGRAMACIÓN DEL PRIMER SEMESTRE DE 2016 DE SU FORO DE FILOSOFÍA POPULAR (28 DE JUNIO) CON UNA REFLEXIÓN SOBRE LA FILOSOFÍA ANTE LA INFANCIA AMENAZADA AQUÍ Y AHORA (SOBRE LA NEGACIÓN DE LA NIÑEZ)

El Centro Municipal Integrado de El Llano (c/ Río de Oro, 37- Gijón) desarrollará el Martes, 28 de Junio del 2016, a las 19’30 horas,  la sesión mensual del Foro Filosófico Popular “Pensando aquí y ahora” para cerrar su programación del Primer Semestre de 2016 abordando el tema «La Filosofía ante la infancia amenazada aquí y ahora: Sobre la negación de la niñez»... La sesión se plantea como reflexión general y concreta sobre cómo la pérdida de los valores de la modernidad, cimiento de un cierto paidocentrismo que caracterizó las sociedades del bienestar, parece suponer, en los tiempos postmodernos, el develamiento de una tétrica casuística de paidofobias y paidofilias perversas… En efecto, desde la concepción meramente instrumental de la infancia (de los esclavitud infantil a los niños soldados) al maltrato cotidiano (incluyendo el abuso sexual) se multiplican los fenómenos que derivan aquel “descubrimiento gozoso de la infancia” (en realidad no hay un reconocimiento de la infancia como etapa con características y cualidades propias hasta el siglo XVII, en un camino que transita desde el De pueris, 1530, de Erasmo de Rotterdam hasta el Émile ou de l´éducation, 1762, de Jean-Jacques Rousseau, pasando por hitos como Luís Vives, Comenius, Héroard –con su curioso diario sobre la educación del Luís XIII de Francia niño, del que fuera tutor- o el mismísimo John Locke, siempre con un considerable "toque androcéntrico") hacia un abuso de los infantes concretos. 
Por otra parte, en las sociedades de “nuevos ricos”, donde el consumo se va constituyendo como guía única de hábitos y costumbres, los niños tiranos son la simple consecuencia de la proyección de ese patrón (el de una especie de neurosis experimental generalizada por la que los sujetos nos vemos sometidos a una continua estimulación del deseo hasta situarlo siempre un poco más allá de las posibilidades materiales de respuesta,  lo cual resulta especialmente frustrante en infantes y adolescentes, con esas posibilidades más limitadas y dependientes, así como con una capacidad de gestión de las emociones en fase de formación) en el ámbito de las relaciones familiares… No es nuevo todo esto; la configuración del tránsito de la infancia a la adolescencia como un tiempo tormentoso de complejos, amargura y violencia comenzaba a ser una evidencia en las sociedades industriales desarrolladas de principios del siglo XX, así el prestigioso Franz Boas recalcaba en su “Prólogo” que había ya, en el momento de la publicación de Adolescencia, sexo y cultura en Samoa (1928), muchos norteamericanos en pleno debate sobre los problemas afrontados por la juventud (especialmente las mujeres) al vivir la adolescencia como "períodos inevitables de ajuste" (algo que acabaría encontrando su icono cinematográfico en el James Dean de Rebelde sin causa, 1955 de Nicholas Ray), lo que convertía un estudio de esos problemas en otra cultura, como el que venía a continuación, en iluminador… Un  esencial estudio cuyo objetivo, su discípula y autora del mismo, Margaret Mead, centraba señalando que había "..tratado de dar respuesta a la cuestión que me envió a Samoa: ¿Los disturbios que angustian a nuestros adolescentes son debidos a a la naturaleza misma de la adolescencia o a la civilización?. ¿Bajo diferentes condiciones la adolescencia presenta diferentes circunstancias?"… Ella llegó a la conclusión de que así era.
¿Cómo desbordar entonces, hoy, aquí y ahora, ese horizonte sombrío de esa violencia intergeneracional?, ¿cómo denunciar el sinsentido de nuestro modelo consumista, que todo lo convierte en recurso humano productivo o unidad potencial de demanda, sin caer en la tentación de un neotradicionalismo o del inútil recreo en una suerte de nostalgia del paraíso perdido (samoano)?, ¿cómo forzar un cambio en las relaciones personales que las resitúe, desde sus componentes emocionales, más allá de un fácil paternalismo paidocéntrico y de una mera instrumentación de las respuestas a los caprichos?... ¿Cómo recuperar, en fin, para la posibilidad (y extensión) de una “vida humana buena”, el fomento de relaciones vinculadas a la transmisión de la herencia social en un marco facilitador del desarrollo personal más adecuado, con la infancia y con los infantes concretos?..
Todo ello será introducido, en sus aspectos conceptuales básicos y desarrollado problemáticamente por el propio coordinador del Foro, José Ignacio Fernández del Castro que a su vez, como siempre, facilitará a las personas participantes un dossier de elaboración propia con documentación sobre el tema abordado, incluyendo el guión de la sesión, recomendaciones bibliográficas y cinematográficas, artículos e informaciones de interés, chistes, etc..  Tras su intervención (e, incluso, durante la misma) habrá un debate general entre todas las personas presentes (recordamos que, en relación con este Foro se ha proyectado ya, el miércoles, 22 de Junio, en el Cine-Forum “Imágenes para pensar”, la película El fin de la inocencia, 2006, de Michael Cuesta. La sesión, celebrada en relación con el Día Internacional de los Niños Inocentes Víctimas de Agresión (4 de Junio),  tendrá lugar en el Aula 3 (Segunda Planta), con asistencia libre.

viernes, 17 de junio de 2016

Acompañaremos la presentación en Mieres de "Bienvenida, pobreza" (Suburbia, 2015) de David Fernández Moro (20-6-2016)



Lunes, 20 de Junio de 2016, 20:00 horas
Casa de Cultura “Teodoro Cuesta”
C/ Munuel Llaneza, 8- 33600  Mieres
Teléfono: 985450666    Correo electrónico: cultura@ayto-mieres.es

Presentación del libro
Bienvenida, pobreza
de David FERNÁNDEZ
 Con las intervenciones de:
David FERNÁNDEZ MORO (autor del libro)
José Ignacio FERNÁNDEZ DEL CASTRO (filósofo) 
Silvia COSÍO (Suburbia Ediciones)


Suburbia Ediciones inagura su colección de ensayo con el libro Bienvenida, pobreza, del autor asturiano David Fernández, cuyo anterior libro, Los pijos pobres, fue muy bien recibido por los lectores. En Bienvenida, pobreza Fernández analiza las políticas de austericidio que se han venido aplicando inmisericordemente en Europa en los últimos años y la ideología que subyace en ellas cuya misión es la de empobrecer a las mayoría para favorecer el enriquecimiento desmedido de una élite que nos hizo creer, en primer lugar, que todos podíamos alcanzar el ideal de riqueza que ellos representaban para, luego, acusarnos de vivir por encima de nuestras posibilidades…
"Los españoles viven poseídos de la falsa creencia en que es factible el enriquecimiento individual a poco que la persona se esfuerce, porque el talento, como el valor en los militares, se supone. La consecuencia de esta fe tan viva en la meritocracia personal es que se están socavando los cimientos morales y sociales que habían permitido constituir en Europa tras la Segunda Guerra Mundial un modelo social, el Estado del Bienestar, donde la pobreza parecía desterrada".
"El neoliberalismo democrático es un modelo con pretensiones de racionalidad que, sin embargo, se apoya en bases irracionales (¿) Esta irracionalidad latente lleva en sí un germen de destrucción (¿) la pregunta clave es qué pasará, cuando cada vez más personas, amargadas por su situación económica, desencadenen toda su rabia de la forma en que han sido educados, de una forma irracional, creyendo que ellos son seres superiores maltratados y que tienen derecho a vengarse sobre los culpables de su situación. De nuevo es previsible que el sueño de la razón acabe por crear monstruos".






David Fernández Moro es escritor, ensayista y Licenciado en Historia del Arte.

Profesor de Historia en el IES “Santa Bárbara” de
La Felguera (Langreo, Asturias),

ha desarrollado su gran vocación de estudio del medio rural asturiano con publicaciones como Bares-tienda en Asturias (Nobel, 2004; Cajastur, 2011), y de la debilidad y deterioro de los derechos sociales en España con publicaciones como
Los pijos pobres (Trabe, 2014) y Bienvenida, pobreza (Suburbia, 2015) o en sus blogs profundizando en el “entontecimiento” de la población española en tiempos del “milagro económico” y su consiguiente entrega a la devastación de sus derechos durante la crisis,  Denuevosricosanuevostontos (http://denuevosricosanuevostontos.blogspot.com.es ), y analizando el daño que ha producido (y produce) el bipartidismo en España,
Vota PP-PSOE (http://votapepe-psoe.blogspot.com.es/ ).